«La música y la literatura juegan un papel principal en un movimiento como el feminismo»

Entrevista Magdalena Piñero, Asociación Mujeres, Solidaridad y Coorperación
(Entrevista de Saída Elualí)

 ¿La sociedad avanza hacia la igualdad al ritmo que la sociedad lo requiere?

No, definitivamente no. Yo creo que por fin gran parte de la sociedad está demandando igualdad de género, o sea que el feminismo cada vez se ve como una lucha más necesaria, más aceptada por la sociedad ampliamente. De ahí el éxito de los dos últimos 8M. Pero creo que todas tenemos claro la cantidad de machismo y misoginia que hay en los currículos educativos, en los juzgados, etc. Se está pidiendo que se cambie pero no hay respuesta, se están pidiendo mejores leyes, recursos para poder aplicarlas, pero nada de esto está pasando. Sabemos lo que necesitamos pero no creo que la política vaya al ritmo de esa exigencia.

 ¿Cuáles son las principales metas que aún restan por contestar?

Yo creo que queda muchos retos dentro del sistema educativo y no solo dentro de un tema de dar charlas dentro del sistema educativo (yo trabajo dando estas charlas), pero se está reclamando dentro del feminismo una asignatura completa de salud sexual y reproductiva que tenga contenidos de igualdad de género, de violencia y de todo lo que tenga que ver con diversidad afectiva y los buenos tratos. Me parece que es una meta totalmente alcanzable, de hecho tenemos los medios, se trata de tomar una decisión política y hacer una reforma educativa y que se incluya en el plan educativo desde los más pequeños.

Creo que también son necesarios mejores recursos y medidas políticas desde las instituciones para frenar la violencia de género. Que se proteja realmente a las mujeres que están en esa situación, así como a sus familias e hijos; porque no está habiendo esta protección, porque no hay recursos para ello. Que la justicia deje de ser tan machista y misógina, como lo que pasó con el caso de la manada, por ejemplo.

Que se empiecen a tener en cuenta otro tipo de diversidades, porque cuando hablamos de mujeres parece que hablamos de mujeres españolas blancas y heterosexuales. Las mujeres también somos diversas: somos inmigrantes, mujeres trans, lesbianas, en situación irregular; que es distinta de si tiene una situación regular, mujeres con distintas capacidades y de diferentes etnias, religiones, etc. Todas estas diversidades que a mi modo de ver hay ciertos feminismo hegemónico, blanco y europeo, que a mi modo de ver, no se están teniendo en cuenta.

 ¿De qué forma cree que se puede cambiar este tipo de feminismo?

Las personas que estamos dentro de los movimientos sociales tenemos una gran capacidad de ser críticas y autocríticas, y para mí es un poco ese camino, que las personas que están dentro de ese feminismo que se miren un poco para dentro, hagan autocrítica y que vean que si en sus espacios y en su colectivo feminista no hay ni una sola inmigrante mientras en tu barrio o en tu pueblo está lleno de mujeres migrantes, pues pregúntate por qué. Porque al final somos las migrantes las voces de las migrantes, las lesbianas tenemos que ser las voces de las lesbianas y las trans con su propia voz, y yo creo que va así.

Falta la unidad porque a veces pasa que si yo voy a un espacio en el que mi yo mujer migrante no se está teniendo en cuenta, resulta que no me siento parte. Para sentirme parte necesito que se tenga en cuenta todas las diversidades. La unión desde esa diversidad, cuando asumamos que todas somos diferentes y que todas vivimos diferentes opresiones y que todas las opresiones deben enfrentarse con la misma ferocidad que el machismo. Entonces creo que cuando esto ocurra creo que va haber una unión muy bonita.

 ¿Qué papel puede jugar expresiones culturales como la música o la literatura en movimiento social como el feminismo?

Para mí es un papel principal, porque de alguna manera nuestra identidad está compuesta por arte también. Forma parte de nuestras luchas, maneras de expresarnos, comunicar ideas, está ahí, y creo firmemente en el arte como uno de los grandes canales de comunicación feminista, por supuesto. Aunque también machista, hay una gran cantidad de música con contenido machista, y también luchamos por quitarla de los espacios y que no se retransmita mucho ese tipo de ideas. En definitiva, la música, los libros y el arte tienen contenidos malos y buenos.

 ¿Principales acciones para el cambio? ¿Cuáles se llevan a cabo en la asociación Mujeres Solidaridad?

Hay muchas trincheras en las que hay que luchar, hay que luchar en el ámbito público, institucional, en la calle, en los juzgados, en todos lados. En la asociación en la que trabajo, tenemos distintos proyectos en los que se intenta trabajar en contra de la violencia y a favor de la igualdad. Por ejemplo en Mujeres Solidaridad en Tenerife, tenemos un piso tutelado, que es un piso en el que pueden quedarse mujeres en situación de vulnerabilidad social que no tengan donde ir para desde ahí poder tener una calma y unos recursos cubiertos para poder ir buscando trabajo y tener algún sitio a donde ir.

 Tenemos distintos proyectos de sensibilización sobre racismo y machismo en las aulas, centros sociales, culturales y demás. También tenemos otro proyecto de sensibilización de violencia en redes sociales, hay que tener en cuenta todo este tema de las tecnologías y los medios de comunicación, hay que ir renovándose en todo esto. Otros proyectos en torno a la atención de mujeres inmigrantes; asesoramiento social de mujeres inmigrantes que atiende una trabajadora social y una abogado y también apoyo psicológico individual y talleres. Todo esto de cara la integración de las mujeres inmigrantes para que puedan tener un apoyo social que quizás en otros lugares no encuentran.

 Nosotras ponemos estos granitos de arena en el castillo de la igualdad y habrá otras personas que pongan otros.