Activista

Nilsa
Perdomo

Nació y creció en Lanzarote, isla que le moldeó el carácter y el pensamiento. A los 18 años salió a estudiar fuera, lo cual le llevó a percatarse de la particularidad y la condición de colonialidad de Canarias.

Licenciada en Filosofía por la Universidad de La Laguna, comenzó sus andanzas políticas en BULLA y enseguida fundó junto a otras compañeras el colectivo feminista Guanila. Anduvo militando en feminismos, ecologismos, independentismo canario, por el Sáhara Occidental y por una educación pública, libre y de calidad en algunas de las islas del archipiélago y parte del estado español. Tras licenciarse en Filosofía y formarse en Género y en Educación en Canarias, Granada y Madrid, viaja a México donde se diploma en una propuesta pedagógica relacionada con la filosofía, el pensamiento crítico y el respeto a la infancia combinándolo y aplicándolo como profesora en el aula y militando políticamente en comunidades con mujeres indígenas en Chiapas y en barrios periféricos de Guanajuato.

Combina su cotidianeidad con la utopía de un mundo mejor tratando de cambiar lo más cercano a sus pies. A día de hoy trabaja aterrizando en lo que cree acompañando a niñas y adolescentes en ALaire, una Escuela Libre en Tenerife donde trata, junto a sus compañeras, de construir una educación respetuosa, libre, consciente y feminista. Participa en varios fanzines colectivos en los que escribe letras para desahogar su rabia, su dolor y alegrías, y fue una de las organizadoras del I Campamento Feminista Decolonial Canario. Tras el que trabaja arduamente en las tareas que se propusieron juntas para mantener la mecha que allí prendieron.

Con la llama ardiendo, sigue bregando por lo que sus abuelas sancocharon en las hogueras de las cocinas con la esperanza de que el dolor se convierta un día, en islas de libertad.